jueves, 18 de julio de 2013

C.E.M. Una experiencia espiritual

Por Rodolfo Acevedo
Archivo: Páginas Locales Chile
Liahona, Mayo 1988

1981. EL AÑO EN QUE SE CREÓ EL CENTRO DE ENTRENAMIENTO MISIONAL EN CHILE.

Muchas cosas importantes e interesantes para el progreso de la Iglesia en Chile sucedieron en el mes de julio de 1981. Entre ellas los inicios de los trabajos de la construcción del Templo de Santiago fue algo que nos emocionó.

Ese mismo mes el Élder Fernando Caballero asumía su función como presidente de la Misión de Chile Osorno, convirtiéndose de esta manera en el primer líder de la Iglesia chileno que era llamado a tal posición.

Mientras tanto en la nortina ciudad de Arica, ese mismo mes julio, se bautizaba el miembro de la Iglesia N° 100.000 en Chile, después de 25 años de ardua y fructífera labor misional.

Todo lo anterior no era sino una muestra de la fuerza y presencia que gradualmente la Iglesia había ido ganado en nuestro país. Presencia que se acrecentaría justamente al comenzar la década de los años ochenta cuando las autoridades de la Iglesia en Lago Salado anunciaron la construcción de un Templo en Chile.

SURGE LA NECESIDAD DE UN CENTRO DE ENTRENAMIENTO MISIONAL EN CHILE.

Los números cada vez más crecientes de misioneros chilenos, la necesidad de capacitarlos adecuadamente y la certeza de que pronto tendríamos un templo funcionando en nuestro país llevaron a las autoridades de la Iglesia a considerar la posibilidad de crear un Centro de Entrenamiento Misional en Chile.

Las gestiones con este propósito emprendidas por el Élder A. Delbert Palmer, quien en estos momentos servía como Representante Regional en Chile, tras servir como Director del Centro de Entrenamiento Misional en Sao Paulo, Brasil, tuvieron feliz resultado el día 13 de julio de 1981, día en que se organizó el Centro de Entrenamiento Misional en Santiago Chile.

LOS PRIMEROS DÍAS DE VIDA DEL CENTRO DE ENTRENAMIENTO MISIONAL EN CHILE.

En sus comienzos el Centro de Entrenamiento Misional funcionó bajo la supervisión del Administrador Ejecutivo del Área, el Élder Gene R. Cook y la coordinación del Élder A. Delbert Palmer.

Como Directores fueron llamados los hermanos Joseph Farnsworth y Hanna Launa Farnsworth, originarios de Tucson, Arizona, quienes al momento de recibir este llamamiento servían como misioneros de tiempo completo en la Misión de Chile Santiago Norte.

La misión de los hermanos Farnsworth al frente del Centro de Entrenamiento Misional sería breve ya que por razones médicas debieron de viajar de regreso a los Estados Unidos. Sin embargo, a pesar de que pudieron brindar tan sólo cuatro meses de su vida en esta hermosa posición no fueron pocos los jóvenes que se vieron tocados por su dedicación y amor por la obra.

LOS FARNSWORTH DE MESA, ARIZONA, COMISIONADOS A SERVIR.

Antes de que se llamara a los nuevos Directores del Centro de Entrenamiento Misional en reemplazo de los hermanos Farnsworth, otro matrimonio Farnsworth, los hermanos Joseph A. Farnsworth y su esposa Dorma Farnsworth de Mesa, Arizona, fueron comisionados para servir como Consejero o Directores interinos del C.E.M.

El hermano Joseph A. Farnsworth servía en esos momentos como Representante Regional en Chile y su nueva asignación como “Adviser” del C.E.M. la cumpliría desde diciembre de 1981 hasta julio de 1982, mes en que fue llamado un matrimonio chileno a servir como Directores del C.E.M. los hermanos Guillermo Arredondo Albarrán y su esposa, Juana Alfaro de Arredondo.

UN MATRIMONIO CHILENO, LOS NUEVOS DIRECTORES DEL C.E.M.

El Élder A. Delbert Palmer en una carta dirigida en septiembre de 1981 al Departamento Misional había sugerido la posibilidad de llamar a un matrimonio chileno para servir como Directores del C.E.M., posibilidad que se hizo cierta justamente un año después de que comenzara sus funciones en Chile el Centro de Entrenamiento Misional.

Fue con mucho gozo que los hermanos Arredondo iniciaron sus servicios en el C.E.M. aquel 4 de julio de 1982, llamamiento este que cumplirían hasta fines de 1985, constituyéndose este tiempo para ellos en una experiencia rica en lo espiritual e inolvidable tras departir con miles de jóvenes tanto chilenos como extranjeros que comenzaban la maravillosa experiencia de su misión.

Al C.E.M de Chile vinieron a recibir capacitación jóvenes de Perú, Ecuador, Bolivia, Colombia y Argentina.

LAS INSTALACIONES FÍSICAS DEL C.E.M.

Por un período relativamente largo de tiempo los misioneros recibieron instrucción de dedicados maestros en las antiguas salas de Educación Primaria del antiguo Colegio Deseret, cuyo edificio principal estaba siendo remodelado en esos momentos para convertirse en las futuras oficinas del Obispado Presidente.

Este edificio en refacción no sólo albergaría a las oficinas del Obispado Presidente con todos sus estamentos administrativos sino que también serviría de sede al Centro de Entrenamiento Misional, cuyas instalaciones serían inauguradas por el Élder Gene R. Cook el día 14 de enero de 1983, en el segundo piso del edificio, ubicado en las cercanías del Templo de Santiago.

EL PRESIDENTE PAUL LLOYD Y SU ESPOSA GWENDOLYN.

A los hermanos Arredondo les sucedió el matrimonio formado por los hermanos Paul Lloyd y su esposa, Gwendolyn Lloyd, originarios de Provo Utah.

El presidente Lloyd había servido en su juventud una misión en Argentina y junto con su esposa había servido como Presidente de la Misión Venezuela.

La misión de los hermanos Lloyd como Directores del C.E.M. se extendió desde noviembre de 1985 hasta agosto de 1987, expresando el presidente Lloyd al fin de su misión de que todas las oportunidades misionales en su vida, la experiencia vivida en nuestro país al frente del Centro de Entrenamiento Misional había sido la más enriquecedora.

LOS ACTUALES DIRECTORES: EL PRESIDENTE JOHN A. DAVIS Y SU ESPOSA, ADA DAVIS.

El espíritu de servicio de los actuales Directores del C.E.M., los hermanos John A. Davis y su esposa, Ada Davis, no es sino el reflejo de dos vidas dedicadas desde siempre a servir en la obra del Señor y es en ese espíritu que ellos manifiestan su deseo de ver a muchos jóvenes saliendo a servir una misión.

El Centro de Entrenamiento Misional seguirá siendo una experiencia espiritual para cada hijo de Dios llamado a servir, ayudando de esta manera a cumplir la más hermosa de las tareas de nuestro día, esto es, la de volver el corazón de los padres hacia los hijos y el de los hijos hacia los padres.

Presidente John Davis y Hermana Ada Davis

1 comentario:

  1. Interesante la historia SUD chilena. Gracias hermano Acevedo.

    ResponderEliminar